domingo, 5 de octubre de 2014

Y entonces llega alguien.


Cuando te sientes vacía, muerta, miras a tu alrededor, a todos lados, pero no encuentras eso que te hace darte cuenta que en realidad estás viva por el simple hecho de estar ahí. Miras, pero no ves. Oyes, pero no escuchas. Estás, pero no estás.
La gente no se da cuenta, porque pones sonrisas vacías, falsas, pero a ellos les parecen que tienen color. Entonces llega alguien y te dice, ¿que te pasa? Estás pero no estás. Y tu sientes, como si por primera vez en mucho tiempo, te hubiesen visto a ti, en vez de a un reflejo del pasado.
PD: La gente me señala, me apuntan con el dedo, susurra a mis espaldas ¡y a mí me importa un bledo!

2 comentarios:

  1. Pues no se como lo has hecho, pero has acertado. Justamente la semana pasada estaba yo un poco deprimida ¿por qué? Porque soy una persona humana con sentimientos. Nadie que estaba conmigo se dio cuenta, pero a la salida me vi con una amiga que está en otra clase. Fue verme y decir "¿Qué te pasa?" Pero yo solo sonreí y dije "Nada".
    Amigos así hay pocos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te entiendo, cada vez quedan menos amigos así.

      Eliminar