domingo, 21 de septiembre de 2014

El dolor cambia a las personas.


Sí, claramente lo pienso. Yo antes no era así, ni mucho menos. No era problemática, ni me la 'sudaba' todo tanto como ahora. No era de discutir con nadie y ahora raro es el día en el que no tengo movidas con alguien. Era de sonreír por todo y a todo el mundo, pero de verdad, no de mentira, y ahora difícil es ver en mi una sonrisa verdadera. Era de pasarme el día haciendo cosas, no podía estar quieta. Me encantaba estar con gente, reirme siempre. Me gustaba cuando había visitas o algún familiar se quedaba a dormir en mi casa, ahora simplemente saludo y me encierro en mi cuarto. Confiaba en mucha gente, ahora me he vuelto una desconfiada. Le contaba las cosas a mi madre, y ahora ella desconoce todo sobre mi. Sacaba notazas, y me esforzaba en todo lo que hacía, ahora me considero una auténtica torpe para estudiar. Tenía sueños, metas, pero abrí los ojos, o em los abrieron. Tenía esperanzas, ahora no tengo nada, y dicen que la esperanza es lo último que se pierde. Tenía confianza en mí misma, pero la perdi hace tiempo. Tenía valor, ahora únicamente debilidad. Tenía ganas de comerme el mundo, y resultó que el mundo me acabo comiendo a mi. Tenía una visión de como quería que fuera mi futuro, ahora simplemente me dejo llevar y espero a que pase todo lo malo que me pueda pasar. El dolor cambia a las personas, estoy segura.
PD: Decirte que el pasado, son solo como mil días malos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario